Paracetamol en el Embarazo

El paracetamol, conocido también como acetaminofén, es un analgésico y antipirético descubierto en Alemania en el año de 1877. Por lo general se le emplea para aliviar el dolor y combatir la fiebre. Se encuentra en un listado emanado de la Organización Mundial de la Salud como medicamento esencial en todo sistema de salud.

Se le considera altamente efectivo e inofensivo, es decir, sin riesgos secundarios en el paciente, siempre y cuando no se exceda ni la dosis recomendada ni el tiempo prudencial para la duración del tratamiento. Sin embargo, en esta ocasión nos interesa saber si es recomendable tomar paracetamol durante el embarazo.

¿Puedo tomar Paracetamol si estoy embarazada?

Se considera que el paracetamol es seguro de administrar durante el embarazo y el periodo de lactancia.

Está considerado como un analgésico leve que no tiene actividad antiinflamatoria. Sin embargo, estudios recientes arrojan datos interesantes de reseñar. Tomado en dosis altas o por tiempo prolongado puede producir reacciones cutáneas graves y choque anafiláctico en pacientes con alguna predisposición hepática; llegando a causar daños irreparables en el organismo. Por supuesto, esto también aplica en pacientes en estado de gestación.

Ademas, como nota interesante La FDA ha realizado estudios que arrojan resultados no definitivos como los que a continuación se reseñan:

  • Los anti inflamatorios no esteroideos (AINE) se asocian a riesgo de aborto en el primer trimestre de gestación. Aunque el paracetamol no tiene propiedades antiinflamatorias, y su acción analgésica se realizaría en el sistema nervioso central (SNC), a diferencia de los AINE que actúan en el lugar de la inflamación ―a nivel periférico― clásicamente se ha agrupado al paracetamol, también llamado acetaminofén, como un AINE.
  • Los opioides se asocian a riesgo potencial de anomalías congénitas en el cerebro, columna vertebral o médula espinal, en niños de madres que los tomaron durante el primer trimestre del embarazo.
  • El paracetamol se asocia con riesgo de trastorno por déficit de atención e hiperactividad, en niños cuyas madres los tomaron en cualquier momento del embarazo.
  • Por otro lado, se ha determinado que la falta de tratamiento en caso de dolor intenso o persistente durante el embarazo, puede producir depresión, ansiedad e hipertensión en la madre.

Recomendaciones

En caso de tratamiento contra la fiebre o el dolor durante el embarazo, la recomendación es ingerir las dosis prescritas por el médico tratante respetando los lapsos de tratamiento.

En los análisis realizados para sustentar estas afirmaciones no se encontraron trazas o altas concentraciones del medicamento en la sangre o en la leche materna en niveles considerados de cuidado o peligrosos.

Tampoco se ha comprobado efectos secundarios en el desarrollo de los lactantes.

Si la paciente se encuentra en periodo de gestación, o de lactancia, ajústese a las indicaciones del especialista y todo estará bien, para sí misma y para el bebé.

Califica este Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba