Paracetamol con Diclofenaco

El diclofenaco es un fármaco clasificado dentro de la categoría de antiinflamatorios no esteroideos que suele usarse como analgésico en dolencias de intensidad moderada. También se le recomienda en casos particulares donde la sensación de dolor e inflamación puede ser intensa, como es el caso de los dolores menstruales, la tendinitis.

Combinado con otros medicamentos, como el paracetamol, potencia el poder analgésico de éste, manteniendo su efecto antipirético y agregando el factor antiinflamatorio que aquel no posee.

Tanto el paracetamol como el diclofenaco son analgésicos, sin embargo, pueden combinarse en casos determinados, pues su origen es distinto y su acción en el organismo también lo es. El paracetamol es un inhibidor de la enzima ciclooxigenasa, la cual sintetiza las prostaglandinas que actúan en caso de fiebre y dolor, en tanto que el diclofenaco es inhibidor selectivo de la ciclooxigenasa, lo cual puede disminuir el impacto de ambos medicamentos en el hígado del paciente.

¿Para qué sirve el Paracetamol con Diclofenaco?

La combinación de paracetamol con diclofenaco tiene efectos antiinflamatorio, analgésico y antipirético cuyo propósito es brindar al paciente una sensación de alivio rápido y prolongado en el escenario de padecimientos músculo esqueléticos como:

  • La artritis en las variantes reumatoide
  • Osteoartritis
  • Espondiloartritis
  • Espondilitis anquilosante;

También sirve para:

  • Traumas ortopédicos
  • Ataques de gota
  • Manejo del dolor causado por cálculos renales y vesiculares
  • Dolencias de tipo ginecológico y otorrinolaringológicas que se manifiesten con inflamación
  • Dolor y/o fiebre

Dosis

La dosis máxima recomendada de diclofenaco al día es de 50 mg, en tanto que la dosis máxima diaria de paracetamol no debe exceder de 4 gr. o 4000 mg. La dosis de ambos en un compuesto dependerá de la formulación del laboratorio, y es posible que se encuentre en presentaciones de una sola dosis.

Precauciones y contraindicaciones

El uso de diclofenaco por tiempo prolongado predispone a la aparición de úlceras pépticas, por lo cual a algunos pacientes con predisposición se les indicará tomar simultáneamente un protector gástrico. Se recomienda su ingesta acompañado de las comidas más fuertes que se tomen en el día (almuerzo o cena). Por su parte, el paracetamol puede tomarse con las comidas ligeras. Para tomarlos juntos en una misma presentación, se debe atender la recomendación del médico tratante.

La ingesta de uno o de ambos medicamentos está contraindicada en los siguientes casos:

  • Hipersensibilidad reconocida a uno o a ambos componentes
  • Reacciones alérgicas previas al ingerir ácido acetilsalicílico u otros antiinflamatorios no esteroideos
  • A partir del tercer trimestre de gestación
  • Ulceras gastrointestinales activas
  • Antecedentes de sangrado gastrointestinal
  • Padecimientos de tipo intestinal
  • Enfermedad cardíaca
  • Insuficiencia hepática
  • Insuficiencia renal
  • Porfiria hepática
  • Disfunción eréctil
  • Disminución de la vista

Posibles efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes se manifiestan a nivel gastrointestinal, con ulceraciones y sangrado, visible u oculto. Cuando se determina la aparición de alguno de estos efectos, la recomendación es suspender el tratamiento.

Otro posible efecto secundario se refiere a la depresión de la médula ósea, con la consecuencia de aparición de leucopenia, agranulocitosis, trombopenia con o sin pùrpura o anemia aplásica. Para evitar estas condiciones, lo recomendable es administrar el tratamiento bajo estricta supervisión especializada.

No es frecuente el daño renal o hepático, sin embargo, puede ocurrir, pues ambos componentes son procesados por el hígado y excretados a través de la orina.

Paracetamol con Diclofenaco
5 (100%) 1 vote[s]
Volver arriba