Paracetamol con Codeína

Probablemente, si usted ha padecido algún malestar físico acompañado de dolor en el cuerpo, huesos, músculos o de cabeza, haya recurrido a la ingesta de un analgésico. Y si además, ha padecido de fiebre a causa de gripe o el ataque de algún virus estacional, haya recurrido también a un antipirético.

El paracetamol es un producto farmacológico con propiedades analgésicas y antipiréticas cuyo uso común está dirigido a tratar los síntomas descritos al inicio de esta nota.

Comúnmente se encuentra disponible la versión simple, esa cuyo principio activo es acetanilida, aun cuando no está exenta de ser combinada con otros componentes a fin de potenciar sus efectos analgésicos principalmente.

Es así como surge la combinación Paracetamol con Codeína.

La Codeína es un alcaloide que se haya naturalmente contenido en el opio. Su aplicación médica es con fines analgésicos, sedante y antitusígeno, con cierto efecto narcótico, con presentación en forma de cristal inodoro e incoloro, o como polvo cristalino blanco.

Como se puede deducir, la combinación de paracetamol con codeína tendrá un efecto analgésico potenciado, especialmente recomendado en casos de dolores de intensidad media a fuerte, como el que aqueja a pacientes post operatorios o víctimas de cáncer.

El efecto de la codeína es más lento y menos efectivo debido a que el cuerpo lo metaboliza con lentitud. En comparación con la morfina, la codeína no es tan fuerte ni implica los riesgos de dependencia o efectos adversos como náuseas, vómitos, mareos, somnolencia, retención urinaria o hipotensión. Sin embargo, dependerá de las características propias del paciente, de la sintomatología que presente y de la duración del tratamiento.

La combinación más usual de codeína con paracetamol se haya en fármacos antitusígenos y en comprimidos, tabletas para ingerir en caso de dolor. Y suele administrarse por vía oral.

No se encontraron recomendaciones para el consumo en niños de esta combinación farmacológica, sin embargo, es fácil deducir que se encuentra en pequeñas concentraciones en los medicamentos formulados para calmar la tos.

Como cualquier otro medicamento, se sugiere administrarlo bajo supervisión médica y así recibir la indicación de la dosis y frecuencia correspondiente. De acuerdo a las fuentes consultadas, el lapso mínimo entre tomas debe ser de seis horas. Sin embargo, debe cuidarse de no exceder la dosis máxima de cada componente, tanto si se administra por separado como si se administra en una presentación combinada.

Entre los efectos secundarios se tiene que puede predisponer a mareos, vómitos, estreñimiento o incluso somnolencia si se emplea por más de una semana. Si se observa adicionalmente respiración lenta o superficial, confusión, pupilas contraídas, falta de apetito, debe consultarse al médico.

En caso de sospecharse o conocerse la preexistencia de las condiciones enumeradas a continuación, es mejor evitar el consumo de este compuesto:

  • Hipersensibilidad al paracetamol, la codeína o alguno de los componentes del fármaco
  • Si tiene alguna afección respiratoria
  • Si existe afección hepática
  • Si se está en período de lactancia
  • Si se sabe que metaboliza rápidamente la codeína en morfina
  • Operación reciente de amígdalas.
Paracetamol con Codeína
5 (100%) 1 vote[s]
Volver arriba